Películas de cine negro

Ver una selección de películas independientes y de culto

Vea cientos de películas independientes y de arte y ensayo, películas de culto y documentales cuidadosamente seleccionados de todo el mundo con una única suscripción, en cualquier dispositivo. Sin límites, sin anuncios.

Índice

Film noir es un término cinematográfico utilizado en gran medida para describir las películas policíacas de Hollywood, en particular las que hacen hincapié en una visión negativa de la vida. Las décadas de 1940 y 1950 suelen considerarse la edad de oro del cine negro estadounidense, durante las cuales se realizaron algunas de las mejores obras maestras del cine.

El cine negro de esta época está ligado a un estilo visual en blanco y negro que hunde sus raíces en la cinematografía expresionista. La mayoría de las historias cortas proceden de la colección hardboiled de ficción criminal nacida en Estados Unidos durante la Gran Depresión.

¿Cómo nació el cine negro?

cine negro

El término cine negro fue acuñado en 1946 por el crítico de cine francés Nino Frank, que observó desde lejos algo oscuro que tenía lugar esencialmente en el cine estadounidense. ¿Es una categoría? ¿Un subgénero? ¿Una tendencia? ¿Un estilo?

El cine negro incluye una gran variedad de tramas: el protagonista puede ser un investigador privado, un agente del orden de paisano, un veterano de edad avanzada, un desafortunado estafador, un honrado residente que tuvo una vida como delincuente. Aunque el cine negro se relacionó inicialmente con la producción estadounidense, en realidad el término se ha utilizado en todo el mundo. Muchas películas estrenadas a partir de los años sesenta comparten características con el cine negro clásico de época, además de respetar ciertas convenciones propias. Algunos califican estas obras de neo-noir.

El cine negro es onírico, extraño, sensual, ambivalente y despiadado, pero no todo el cine negro encarna los cinco atributos en igual medida: uno puede ser más onírico; otro, particularmente brutal. Los repetidos esfuerzos de los críticos de cine por lograr una definición alternativa se han reanudado en estudios posteriores: a lo largo de las cinco décadas siguientes, ha habido innumerables intentos más de definición, pero en palabras del historiador de cine Mark Bould, el cine negro sigue siendo un «fenómeno esquivo. … siempre fuera de nuestro alcance».

Aunque el cine negro suele relacionarse con un estilo visual poco convencional dentro del contexto de Hollywood, que hace hincapié en la iluminación sutil y las estructuras desequilibradas, las películas comúnmente reconocidas como noir ponen de relieve una selección de enfoques visuales, incluidos los que encajan cómodamente en la corriente dominante. de Hollywood. El cine negro abarca igualmente diversas categorías, desde las películas de mafiosos a las de detectives, desde el amor gótico a las películas sobre problemas sociales.

Aunque muchos críticos de cine describen el cine negro como una categoría propia, otros dicen que no puede serlo. Foster Hirsch especifica una categoría identificada por «convenciones de estructura narrativa, caracterización, motivo e incluso estilo estético».

Hirsch, que ha adoptado la postura de que el cine negro es un género, afirma que estos aspectos existen «en abundancia». Hirsch señala que hay funciones unificadoras de tono, diseño visual e incluso narrativas suficientes para clasificar las películas de cine negro como un género distinto.

El cine negro se asocia a menudo con un escenario urbano, pero muchas películas clásicas de cine negro se desarrollan en pequeñas ciudades, suburbios, zonas rurales o en carreteras abiertas; el escenario, por tanto, no puede ser decisivo para su género, como para el western.

Aunque el detective privado y la femme fatale son tipos de personajes de serie convencionalmente identificados con el cine negro, la mayoría de las películas noir no presentan a ninguno de ellos; por lo tanto, no existe una base de personajes para la designación del género como en la película de gángsters. El cine negro tampoco se basa en algo tan obvio como los elementos monstruosos o sobrenaturales del cine de terror.

Subscribe

Cine negro y fuentes literarias

cine negro

El número de octubre de 1934 de Black Mask incluía la primera historia del personaje detectivesco que Raymond Chandler transformó en el popular Philip Marlowe. El impacto literario clave en el cine negro fue el hardboiled de la ficción detectivesca estadounidense, así como la actividad criminal, liderada en sus primeros años por autores como Dashiell Hammett (cuyo primer relato, Cosecha roja, se publicó en 1929) y James M. Cain (cuyo El cartero siempre llama dos veces apareció 5 años después), y popularizada en revistas pulp como Black Mask.

Las tradicionales películas de cine negro El halcón maltés (1941) y La llave de cristal (1942) se basaron en las novelas de Hammett; las novelas de Cain sirvieron de base para Double Indemnity (1944), Mildred Pierce (1945), The Postman Always Rings Twice (1946) y Slightly Scarlet (1956; adaptación de Love’s Lovely Counterfeit). Estrenada un mes antes que la M de Lang, Calles de la ciudad se reivindica como la primera gran película de cine negro; tanto su estilo como la historia tenían muchas características noir.

Raymond Chandler, que debutó como novelista con The Big Sleep en 1939, pronto se convirtió en el autor más famoso de la escuela hardboiled. No sólo las novelas de Chandler se convirtieron en grandes obras de cine negro -Asesinato, mi amor (1944; adaptación de Adiós, mi amor), El gran sueño (1946) y La dama del lago (1947)-, sino que también fue un destacado guionista del género, realizando los guiones de Double Indemnity, La dalia azul (1946) y Extraños en un tren (1951).

Ninguna obra publicada por el escritor sirvió de base para más películas clásicas de cine negro de época que las de Woolrich: trece en total, entre ellas Ángel negro (1946), Deadline al amanecer (1946) y Miedo en la noche (1947).

Otro recurso literario clave para el cine negro fue WR Burnett, cuya primera novela publicada fue Little Caesar, en 1929. Fue desarrollado por Warner Bros. en 1931; al año siguiente, Burnett fue contratado para escribir los diálogos de Scarface, mientras que La bestia de la ciudad (1932) se adaptó a partir de una de sus historias. Al menos una obra de referencia crucial determina a esta última como cine negro a pesar de su fecha muy anterior al periodo del cine negro.

La particular técnica narrativa de Burnett se situaba a medio camino entre la de los autores esenciales del hardboiled y la de sus compatriotas de la ficción noir: sus personajes principales solían ser heroicos a su manera, lo que parecía ser el mismo sello distintivo de los gángsters.

Su trabajo, tanto como guionista como autor, ha sido la base de siete películas consideradas hoy en día como cine negro: High Sierra (1941), This Gun for Hire (1942) y Jungle. asfalto (1950).

Catalogo

El cine negro como reacción

cine negro

El cine negro no fue más que una reacción, el reflejo de una nación que se tambaleaba en el extranjero y también debido a las convulsiones en el frente interno. Las películas noir no respetaban ningún tipo de regla, no realmente. Consideramos los noirs como relatos urbanos, pero no siempre es así: por cada leyenda ambientada en Los Ángeles y también en Nueva York, hay un pequeño desastre en el corazón del país.

Pensamos en una noche interminable, empapada por la lluvia -el sol cambia con el neón, así como los reflejos nocturnos, el maquillaje óptico de los espejos e incluso la oscuridad-, pero por otro lado, los tiempos del cine negro han quemado a sus personajes.

Apreciamos su enfoque fuertemente estilizado -ángulos de cámara exagerados, puestas en escena que crean tensión, flashbacks, énfasis profundos y sombras-, pero también sus experimentos neorrealistas e incluso documentales.

Hablamos de contornos y tropos del cine negro, pero en realidad se inspiró libremente en las películas de la mafia de la época de la Depresión / Ley Seca, en los procesos penales, en las películas de atracos, en las películas de miedo, en el melodrama, en los thrillers góticos, en las películas de serie B de mal gusto y en otros géneros típicamente americanos como el western. Sus proyectos estaban por todas partes, el cine negro forjó su propio lenguaje, su propio libro de jugadas, su propio universo.

Algunos definen el cine negro por el tono, y es un estado de ánimo, una sensibilidad. El cine negro es un estado de ánimo, del subconsciente, un sueño febril, una crisis existencial. A medida que avanzaba el periodo de las películas clásicas de cine negro, generalmente considerado como 1940-58, más soldados cansados y pesimistas, con impactos de bala, regresaban a un paisaje urbano y suburbano que había cambiado para siempre.

No se puede decir lo mismo de las mujeres, con ese complejo de Madonna-puta que se extiende por la desagradable dinámica de género freudiana del cine negro. La pesadilla se ha convertido en el cumplimiento de un deseo. No es exagerado leer todo esto a partir de los aproximadamente 300 títulos que generalmente se consideran el canon del cine negro clásico.

Pero no era tan sencillo. Como la tinta de aquellas páginas amarillentas, el cine negro fue desde el principio un acontecimiento emborronado, difícil de precisar y aún más difícil de integrar. Sus personajes eran impuros, frustrados, desconfiados, simplemente estúpidos. Todo el mundo llevaba a cabo algún tipo de estafa, incluso la policía, especialmente la policía. Cada persona estaba fuera de sí, falsa según sus vicios y temores más viles. La atracción turística era tan horrible como la repulsión.

Por ello, el cine negro lanzó a sus inadaptados a un seductor y terrible laberinto de posguerra, en el que el terror era interno y externo. Preocupación por la disputa sobre el otro mundo, ansiedad mutua, preocupación por no volver nunca al tiempo puro, la preocupación de reconocer que en realidad nunca lo hubo.

Una búsqueda de los extremos que trataba por alusiones como se desviaba de las normas culturales aprobadas y también, a veces, de la humanidad fundamental: la película ni siquiera llega a ser más malvada, o incluso más impenitente en este sentido, que el cine negro de ambientación.

Cine negro que no debe perderse

Aquí tiene una selección de películas de cine negro para ver. Algunas son obras maestras universalmente reconocidas que no hay que perderse. Puede que nunca haya oído hablar de otras, pero merece la pena echarles un vistazo. Buenas vistas.

Ángeles con caras sucias – 1938

Jimmy Cagney, Pat O’Brien y Humphrey Bogart protagonizan este primer capítulo del canon noir, una obra moral sobre dos compañeros de infancia cuyas vidas siguen caminos diferentes pero convergentes. Durante sus días como delincuentes juveniles en Hell’s Kitchen, el Rocky de Cagney aceptó la condena por irrumpir en un vehículo ferroviario tras salvar la vida de su amigo Jerry (O’Brien), que más tarde escapó. Años más tarde, Rocky vuelve al delito junto con su nuevo socio, el abogado Bogart.

Lo que diferencia a Angels With Dirty Faces de sus anteriores y precisos pares mafiosos (por ejemplo, El enemigo público) es un hilo psicológico y redentor, además de centrarse en las fuerzas, tanto externas como internas, sobre el destino de los personajes. Una conciencia social e incluso un interrogatorio sobre uno mismo plantean lo que en manos más bajas que las de Michael Curtiz sería seguramente melodrama.

cult-movie

Lady Gangster – 1942

Lady Gangster es una película de serie B estadounidense de 1942 dirigida por Robert Florey y protagonizada por Faye Emerson, Julie Bishop y Frank Wilcox.

La película está basada en la obra Gangstress, or Women in Prison de Dorothy Mackaye, que en 1928, con el número 440960, cumplió menos de diez meses de una condena de uno a tres años en la prisión estatal de San Quintín. La obra fue adaptada previamente en la película de 1933 Ladies They Talk About.

Dorothy «Dot» Burton (Emerson) es una joven que se ve involucrada en el atraco a un banco con su novio, Carey Wells (Roland Drew). Dot es el señuelo y utiliza su encanto para distraer al guardia del banco mientras Wells y los demás atracadores entran a robar el dinero. El robo sale mal y detienen a Dot.

Dark Mountain – 1944

Dark Mountain es una película de cine negro estadounidense de 1944 dirigida por William Berke y protagonizada por Robert Lowery, Ellen Drew y Regis Toomey.

La película es un ejemplo clásico del género negro, con su ambientación oscura y atmosférica, sus personajes cínicos y su énfasis en el crimen y la violencia. La historia sigue a Don Bradley (Robert Lowery), un guarda forestal al que se le rompe el corazón cuando Kay Downey (Ellen Drew), la mujer a la que ama, se casa con Steve Downey (Regis Toomey), un exitoso hombre de negocios. Sin embargo, Kay pronto descubre que Steve es en realidad un mafioso, y se ve atrapada en una situación peligrosa y mortal.

La película está bien hecha y tiene suspense, y las interpretaciones son sólidas. Robert Lowery está especialmente bien en el papel de Don, el honorable y decidido guardabosques que se ve atrapado en una red de corrupción y violencia. Ellen Drew también es eficaz como Kay, la mujer atrapada entre dos mundos.

Gambler’s Choice – 1944

Esta es otra película creada por Maxwell Shane (Miedo en la noche, La montaña oscura). Ni que decir tiene que ha hecho muchas películas de cine negro. No se encuentra entre las películas de cine negro mejor valoradas, pero la mayoría de los críticos de cine le han otorgado una puntuación razonable.

En 1897, 3 jóvenes, Ross Hadley, Mike McGlennon y también Mary Rogers, son llevados ante un juez por robar la cartera de un hombre. McGlennon y Rogers no tienen precedentes, por lo que quedan al cuidado de sus padres. Hadley, sin embargo, es enviado a un reformatorio.

Bluebeard – 1944

Esta película de cine negro fue dirigida por Edgar G. Ulmer (Detour, Extraña ilusión) y protagonizada por John Carradine (Los diez mandamientos, La diligencia). Más tarde, el actor se refirió a ella como la película con su personaje favorito.

Todo París está aterrorizado por los asesinatos atribuidos a «Barba Azul». La sombrerera Lucille (Jean Parker) es presentada a Gaston Morrell (John Carradine), titiritero y pintor, por su amiga íntima. Se sienten atraídos el uno por el otro, así que ella acepta el encargo de diseñar ropa para sus criaturas.

En casa, Morrell se enfrenta a una celosa Renee (Sonia Sorel), que actúa en el espectáculo de marionetas de Morrell y también es fan suya. Cuando ella le pregunta qué ha sido de los planes que le había presentado, él la asfixia y luego arroja su cuerpo al Sena.

Pasaje peligroso – 1944

Con guión de Daniel Mainwaring (Out of the Past, Invasion of the Body Snatchers), merece la pena ver esta película de cine negro. Robert Lowery (Batman y Robin) interpreta el papel protagonista de esta película.

Joe Beck (Robert Lowery), empleado de una compañía petrolera, se encuentra en la selva hondureña. Cuando su abuelo muere en Texas, hereda 200.000 dólares. En un puerto cercano se reúne con el albacea, el abogado Daniel Bergstrom (Charles Arnt), para recibir la noticia, pero cuando tiene que regresar a la selva, es seguido por un hombre contratado por el abogado, que intenta noquearlo. Joe, en cambio, se encarga de matar al hombre y embarca en un barco en el puerto.

Gaslight – 1944

A diferencia de otros noirs, Gaslight es una historia de época, ambientada en la era eduardiana, y reitera la aterradora idea de que el mal puede surgir no sólo de un entorno urbano corrupto inherente al género, sino de un contexto doméstico. Al igual que el villano de la película, Charles Boyer ofrece una interpretación hipnótica y escalofriante que encaja a la perfección con la voluble caracterización de Bergman.

La mundialmente famosa cantante de ópera Alice Alquist fue asesinada en su residencia del número 9 de Thornton Square, Londres. El asesino deja las preciosas gemas por las que la mató después de que Paula, la nieta de 14 años de Alice, le sorprenda. Alice había criado a Paula tras la muerte de su madre. Posteriormente, Paula fue enviada a Italia para ser actriz.

Años más tarde, una Paula adulta conoce a Gregory Anton y se casa con él. Ante la insistencia de Gregory, Paula regresa a Londres, donde no tiene buenos amigos, para residir en la residencia londinense de su tía, vacía desde hace tiempo. Para aliviar la ansiedad de Paula por el recuerdo del feroz asesinato de su tía, Gregory sugiere guardar los viejos muebles de Alice en el desván.

Detour – 1945

La película comienza in medias res con Al Roberts, un pianista en paro, de gira. Después de hacer un viaje, llega a un restaurante de carretera en Reno, Nevada, donde se sienta en el mostrador y se toma lentamente una taza de café. Otro consumidor de la cafetería pone una melodía en la gramola, una que molesta a Al, ya que le informa de su vida anterior en Nueva York, cuando estaba amargado por haber malgastado su destreza musical trabajando en un bar barato.

Después de que su compañera Sue Harvey, la estrella del bar, deje su trabajo y se marche en busca de fama en Hollywood, él se deprime. Después de sufrir un poco, Al decide hacer un viaje a California para ver a Sue y casarse con ella. Por poco dinero, sin embargo, tiene que atravesar la nación haciendo autostop.

VER PELÍCULA

El Gran Flamarion – 1945

Como muchas películas de cine negro, esta película presenta una historia que comienza con un asesinato y luego ofrece un flashback de las ocasiones que condujeron al crimen. El Gran Flamarion fue dirigida por Anthony Mann, un director bastante respetado en todo el movimiento del cine negro.

La película comienza tras un asesinato en un cabaret de Ciudad de México en 1936; se oye un disparo, pero el cuerpo de la víctima (Connie) ha sido en realidad estrangulado. La policía detiene al cónyuge de la mujer, asumiendo que es el asesino. Flamarion, que recibió un disparo, es el asesino y explica a un maquinista por qué mató a Connie en un flashback. El gran Flamarion (Erich von Stroheim) es un francotirador egoísta, sin amigos y misógino del circuito del vodevil.

Strange Illusion – 1945

Extraña ilusión es una película de suspense y misterio de 1945 dirigida por Edgar G. Ulmer y protagonizada por Albert Dekker, Nancy Kelly y John Carradine. Está basada en un relato de Cornell Woolrich.

La película sigue a Paul Cartwright (Dekker), un estudiante universitario atormentado por pesadillas en las que un siniestro desconocido afirma ser su nuevo padre. Cuando el padre de Paul, un prominente juez, muere en un misterioso accidente de tren, las sospechas de Paul aumentan. Cree que el desconocido de sus sueños es el responsable de la muerte de su padre y que ahora intenta conquistar a su madre viuda, Lydia (Kelly).

Paul se obsesiona cada vez más con sus sospechas y empieza a distanciarse de sus amigos y familiares. Empieza a seguir al desconocido y a investigar su pasado, pero sólo descubre más misterios. Cuando Paul empieza a perder la cordura, se convence de que el desconocido es un asesino y de que matará a Lydia si puede.

Si te ha gustado Detour, quizá quieras ver otro clásico del cine negro dirigido por Edgar G. Ulmer. Aunque esta película no es tan conocida como otras suyas, algunos críticos la consideran una de sus mejores obras.

Subscribe

El extranjero – 1946

Dirigida por Orson Welles. El Sr. Wilson es un agente de la Comisión de Crímenes de Guerra de las Naciones Unidas que busca al fugitivo nazi Franz Kindler, un criminal de guerra que ha borrado todas las pruebas que pudieran identificarle. En realidad, no dejó más pista sobre su identidad que «un pasatiempo casi equivalente a una manía: los relojes».

Wilson lanza al antiguo socio de Kindler, Meinike, con la esperanza de que éste le conduzca seguramente hasta Kindler. Wilson acepta a Meinike en un pueblo de Connecticut, pero lo pierde antes de conocer a Kindler. En realidad, Kindler adoptó una nueva identidad como «Charles Rankin» y se convirtió en educador en una escuela preparatoria del barrio.

Está a punto de casarse con Mary Longstreet, hija del juez del Tribunal Supremo Adam Longstreet, y se dedica a reparar el sistema de relojes de estilo Habrecht de 400 años de antigüedad con autómatas religiosos que corona la torre de una iglesia en la plaza del pueblo.

VER PELÍCULA

Calle Escarlata – 1946

Esta es simplemente una de las excepcionales películas de cine negro dirigidas por el maestro Fritz Lang. Sus primeras películas mudas presentaban un estilo que más tarde influiría en el cine negro.

Nueva York, 1934. Christopher «Chris» Cross, pintor aficionado de modales suaves y también cajero de una tienda de ropa, es homenajeado por su empresa por 25 años de servicio. Después de que el jefe de negocios JJ Hogarth le regale a Chris un reloj de oro y también unas amables palabras, Hogarth abandona la fiesta y se sube a un coche con una atractiva joven rubia. Chris reflexiona con un colega sobre su necesidad de ser amado por una mujer tan joven.

Paseando por Greenwich Village, Chris ve a una chica, Katherine «Kitty» March, que está siendo acosada, y suelta al agresor con su paraguas. Después de que Chris escape para movilizar a un agente de policía, el agresor, que en realidad es Johnny, el novio de Kitty, recobra el conocimiento y también huye. Chris acompaña a Kitty a su apartamento. Sus comentarios nostálgicos sobre el arte sugieren que Chris debe de ser un pintor rico.

VER PELÍCULA

El extraño amor de Martha Ivers – 1946

Barbara Stanwyck (Double Indemnity, The Lady Eve) no sólo protagoniza esta película de cine negro, sino que también es el debut como actor de Kirk Douglas. Dirigida por Lewis Milestone (Sin novedad en el frente occidental, De ratones y hombres), se considera un ejemplo de gran calidad del cine negro.

En una lluviosa noche de 1928 en una comunidad de fábricas de Pensilvania llamada Iverstown, Martha Ivers, de 13 años, intenta escapar de la protección de su rica y despreciable tía, la Sra. Ivers, con su amigo Sam Masterson. La capturan y se la llevan a casa. Reprendida por su tía, Martha declara desafiante que no se llama Ivers, sino Smith, el apellido de su padre.

Shock – 1946

Dirigida por Alfred L. Werker (He Walked By Night) y protagonizada por Vincent Price, esta película de cine negro está relativamente bien valorada. Aunque a algunos críticos de cine les molestó la representación de la enfermedad mental en la película, otros se mostraron bastante satisfechos con la calidad.

Una chica llamada Janet Stewart espera la llegada de su marido, con el que ha quedado en un hotel. Durante su servicio militar se le dio por muerto, pero fue prisionero de guerra. Sin embargo, la transferencia de su reserva nunca llegó. El personal, tras escuchar su historia, accede a proporcionarle una habitación para pasar la noche. Preocupada, no descansa. Escucha una discusión y se acerca a la ventana de la terraza de la casa, donde ve a un chico golpeando a su mujer con un candelabro. La mujer es asesinada.

Me hicieron asesino – 1946

They Made Me a Killer es una película policíaca estadounidense de 1946 dirigida por William C. Thomas y protagonizada por Robert Lowery, Barbara Britton y Lola Lane.

La película es un ejemplo clásico del género de serie B, con su bajo presupuesto y su argumento sencillo. Sin embargo, también es una película de suspense y entretenimiento que sin duda gustará a los aficionados al género.

La película sigue a Tom Durling (Lowery), un mecánico que se ve obligado a convertirse en el conductor de la huida en el atraco a un banco. Cuando el robo sale mal, Tom es inculpado de asesinato y perseguido por la policía. Finalmente es absuelto de todos los cargos, pero su vida queda arruinada.

La película es un cuento moral sobre los peligros de involucrarse en la delincuencia. Muestra cómo incluso personas inocentes pueden verse arrastradas por el mundo criminal y ver destruidas sus vidas.

La película está bien hecha y tiene suspense, y las interpretaciones son sólidas. Robert Lowery está especialmente bien en el papel de Tom Durling, el mecánico acusado injustamente. Barbara Britton también es eficaz como Betty Reynolds, la hermana del hombre que muere en el atraco.

El veredicto – 1946

Ópera prima de Don Siegel, El veredicto está protagonizada por dos ases de la interpretación: Peter Lorre y Sydney Greenstreet. Siegel podría haber rodado la película y decorado su puesta en escena como hubiera querido, y seguramente nada de eso importaría mientras mantuviera a sus dos protagonistas en el reparto. La película gira en torno a ellos, tanto desde el punto de vista narrativo como de la experiencia visual.

Lorre permanece al margen de la narración, mientras que Greenstreet permanece siempre en el centro del encuadre. Son un divertido par de antihéroes que intentan redimir al caído en desgracia superintendente de Scotland Yard de Greenstreet cuando un chico inocente es enviado a la horca gracias a su fallida investigación, mientras Siegel sumerge el relato en el estilo noir y el humor negro.

Catalogo

Mi morena favorita – 1947

Mi morena favorita es una película de cine negro de 1947, dirigida por Elliott Nugent y protagonizada por Bob Hope y también Dorothy Lamour. La película cuenta con Lon Chaney, Jr. en el papel de Willie, Peter Lorre como Kismet, una versión cómica de sus muchos papeles en el cine negro.

La historia se narra en flashbacks del corredor de la muerte mientras Ronnie Jackson (Bob Hope) relata a un grupo de periodistas las ocasiones que le llevaron a ser condenado por asesinato. Ronnie es un fotógrafo de San Francisco que fantasea con ser un auténtico investigador privado como su vecino Sam McCloud.

Big Town After Dark – 1947

No es la película de cine negro más popular de la historia, pero muchos críticos coinciden en que es buena. Tras vender su novela, la periodista Lorelei Kilbourne, que se ha sentido frustrada por su redactor jefe, Steve Wilson, deja su trabajo en el periódico Illustrated Press de Big Town y se despide de sus compañeros.

Dama deshonrada – 1947

Dishonored Lady es una película de suspense y misterio del cine negro estadounidense de 1947 dirigida por Robert Stevenson y protagonizada por Hedy Lamarr, Dennis O’Keefe y John Loder. Basada en la novela homónima de Leslie Charteris, cuenta la historia de Madeleine Damien, una bella editora de arte con un pasado turbulento que se ve envuelta en una red de chantajes y asesinatos.

Madeleine Damien es una exitosa y respetada editora de arte en una revista de alto nivel. Sin embargo, su pasado está atormentado por un escándalo en el que fue acusada de adulterio. Ahora, años después, está siendo chantajeada por Jack Garet, un antiguo amante que amenaza con sacar a la luz su secreto a menos que acceda a sus exigencias.

Al principio, Madeleine se niega a ceder a las exigencias de Garet, pero él es implacable y acaba por amenazarla de muerte. Desesperada, pide ayuda a Victor Kranish, su jefe y editor. Kranish acepta ayudarla, pero tiene sus propios motivos ocultos.

A medida que Madeleine se enreda en la red de chantajes y asesinatos de Garet, empieza a cuestionarse su propia cordura. Empieza a tener visiones de su pasado y se vuelve paranoica pensando que todo el mundo va a por ella.

La película es un thriller de suspense y atmósfera con un final inesperado. Es un ejemplo clásico del género negro, con su fotografía oscura y sombría, sus personajes cínicos y su énfasis en el suspense psicológico. La película también destaca por la interpretación de Hedy Lamarr como Madeleine, que ofrece una actuación compleja y llena de matices.

Big Town After Dark – 1947

Big Town After Dark es una película policíaca estadounidense de 1947 dirigida por William C. Thomas y protagonizada por Phillip Reed, Hillary Brooke y Richard Travis. Fue la tercera de una serie de cuatro películas basadas en el programa radiofónico Big Town.

La película narra la historia de Jack Packard, un reportero de periódico que investiga una red de juego dirigida por la mafia. Le ayuda Lorelei Kilbourne, una hermosa mujer que también está decidida a desenmascarar el anillo. Juntos, descubren una red de corrupción que llega hasta los niveles más altos del gobierno de la ciudad.

La película es un thriller de suspense y acción con un realismo descarnado. Es un ejemplo clásico del género negro, con su fotografía oscura y sombría, sus personajes cínicos y su énfasis en el crimen y la violencia. La película también destaca por el uso de secuencias oníricas, que sirven para explorar el deterioro del estado mental de Packard.

El beso de la muerte – 1947

¿Existe algún psicópata en la galería de ladrones del cine negro que golpee con la misma presteza y miedo estremecedor que Tommy Udo? La sonrisa de lobo de Richard Widmark puede ser el único aspecto importante de Kiss of Death. Sin él, por supuesto, Henry Hathaway sigue siendo sólido, pero la interpretación de Widmark, nominado al Oscar, hace que toda la aventura parezca importante. Es un villano inolvidable, probablemente menospreciado debido a la exigencia de diseñar un final feliz. Así es la vida que tiene que ver con las reglas del cine.

En Nochebuena, el desventurado ex convicto Nick Bianco y sus tres cómplices atracan una joyería. Sin embargo, antes de que puedan abandonar las instalaciones, el propietario herido hace saltar la alarma. Al intentar escapar, Nick ataca a un agente de la ley, pero resulta herido y es detenido.

El ayudante del fiscal Louis D’Angelo intenta animar a Nick a que revele quiénes son sus cómplices. Confiado en que sus cómplices y su representante legal, Earl Howser, se harán cargo de su mujer y sus dos hijas pequeñas mientras esté encarcelado, Nick también está dispuesto a cumplir una condena de 20 años. 3 años después, en la cárcel de Sing, tras 3 meses sin ver a su mujer, Nick descubre que se ha suicidado.

La dama del lago – 1947

Cuarenta años antes de que El proyecto de la bruja de Blair popularizara el concepto de película destacada desde el punto de vista de la cámara, el actor y director Robert Montgomery le dio una vuelta de tuerca. idea radical con La dama del lago, su adaptación de los relatos de investigación de Philip Marlowe por Raymond Chandler. Merece la pena ver la película aunque sólo sea para comprobar la gran audacia e ingenio de Montgomery.

Cansado de los sueldos reducidos, el detective privado de Los Ángeles Phillip Marlowe presenta una historia de asesinatos en Kingsby Publications. Le invitan a la editorial para revisar su obra, pero pronto se da cuenta de que se trata sólo de un esbozo. Unos días antes de Navidad, la ejecutiva editorial Adrienne Fromsett le contrata para localizar a Chrystal Kingsby, la esposa de su jefe, Derace Kingsby. Un mes antes, la esposa de Kingsby había enviado a su marido un telegrama en el que afirmaba que se dirigía a México para separarse de él y casarse con un chico llamado Chris Lavery.

T-Men – 1947

Aunque no cuenta con ninguna estrella destacada ni con una historia particularmente singular, la película es conocida por su inventiva cinematográfica, ya que Mann y el director de fotografía John Alton decidieron rodar varias escenas en exteriores en Detroit y también en Los Ángeles, lo que requirió un poco de creatividad en el uso de las luces. Esta dedicación al realismo realza el estilo de cine negro que a todos nos gusta.

La historia gira en torno a dos agentes del Tesoro de los Estados Unidos («T-men») que se infiltran en Detroit y, más tarde, en Los Ángeles, en un intento de desarticular una red de falsificación de dinero. Los representantes intentan unirse a la banda haciéndose pasar por falsificadores fuera de la comunidad. Finalmente se alistan en la banda, sin embargo los riesgos son aún mayores cuando uno de ellos es asesinado por la banda mientras el otro T-man encubierto observa horrorizado.

cult-movie

Cayo Largo – 1948

La cuarta y última película que empareja a Humphrey Bogart y Lauren Bacall no está a la altura de sus otras parejas en pantalla: el verdadero baile aquí es entre Bogie y Edward G. Robinson. Se ven las típicas calles noir con los alrededores costeros de Florida, tan claustrofóbicos y opresivos como baja la presión barométrica. Sólo las escenas iniciales de la película se rodaron en exteriores, el entorno exótico y el clima hacen que el aislamiento sea extremo.

El veterano del ejército Frank McCloud llega al Hotel Largo en Key Largo, Florida, para ver a la familia de George Temple, un amigo que se ofreció voluntario para trabajar con él y fue eliminado varios años. primero. Conoce a la viuda de su amiga Nora Temple y a su padre James, propietario del complejo.

Como la temporada de vacaciones de invierno ha terminado y se avecina una tormenta, el complejo sólo cuenta con 6 huéspedes: el ágil Toots, el maleducado Curly, el gruñón Ralph, la sirvienta Angel, la atractiva pero madura alcohólica Gaye Dawn, más un sexto hombre que permanece recluido en su espacio. Los visitantes afirman estar en los Cayos de Florida para pescar con caña.

Inner Sanctum – 1948

Se trata de una película basada en la serie de radio, libros y películas titulada Inner Sanctum Mystery. A diferencia de las películas anteriores con Lon Chaney Jr (El hombre lobo, La tumba de la momia), esta película no contó con muchas estrellas notables.

La película sigue a un asesino que escapa y se esconde en un pueblo. A medida que avanza la historia, un niño que comparte su espacio con el desconocido se da cuenta de que es un asesino.

La historia comienza en un tren nocturno en el que una mujer elegantemente vestida (Eve Miller) conoce a un pasajero, un misterioso desconocido (Fritz Leiber, padre), que se asombra cuando puede prever cada sacudida e incluso cada bache del tren, y cada momento de oscuridad. temblorosos, un segundo antes de que sucedan, aunque afirma que nunca ha subido a este tren. Aparentemente viene con una especie de segunda vista.

Hollow Triumph – 1948

Este es uno de los títulos más populares. La película fue dirigida por Paul Henreid (Casablanca). Henreid no fue acreditado como director de Hollow Triumph, que fue prácticamente su debut como director. Posteriormente dirigió Live Fast, Die Young y 28 episodios de Alfred Hitchcock Presents.

Recién salido de la cárcel, John Muller (Paul Henreid) organiza un robo en un antro de juego prohibido regentado por Rocky Stansyck (Thomas Browne Henry). La redada sale mal y capturan a muchos de los hombres de Muller, luego les obligan a identificar a los demás antes de eliminarlos.

Stansyck tiene credibilidad para localizar y matar a sus enemigos sin importar el tiempo que le lleve, por lo que Muller decide esconderse. Acepta un trabajo de oficina aconsejado por su hermano, Frederick (Eduard Franz), pero pronto se da cuenta de que trabajar para ganarse la vida no es lo suyo.

Million Dollar Weekend – 1948

Esta película recibió más críticas positivas que negativas. Fue la única película dirigida por Gene Raymond, que posteriormente desarrolló una excelente carrera en televisión. Charles Belden (House of Wax) escribió el guión.

El financiero Nicholas Lawrence (Gene Raymond) se ha cansado de su aburrida vida en Los Ángeles y un día decide escapar, robando dinero en efectivo y valores de su empresa por valor de alrededor de un millón de dólares. Compra un billete de avión a Shanghai vía Honolulu. Cynthia Strong (Osa Massen, acreditada como Stephanie Paull) asistió al funeral de su cónyuge. Tras la ceremonia, vaya directamente al aeropuerto y compre un billete.

Mientras Cynthia se echa hacia atrás en su asiento, se ve sorprendida cuando un hombre al que reconoce llamado Alan Marker (Francis Lederer) se le acerca y afirma que la vio matar a su cónyuge. Pen quiere la mitad del dinero del seguro de vida para mantener la boca cerrada, pero Cynthia rechaza su queja. Si quiere darle el dinero, Marker le dice que tiene hasta una hora después de que el avión aterrice en Honolulu para elegir.

La fuerza del mal – 1948

Una de las favoritas de Martin Scorsese, La fuerza del mal cuenta la historia de un abogado que se involucra con un importante mafioso que quiere hacerse con el control de todos los pequeños chanchullos. ¿Cuál es el problema? Uno de esos chanchullos lo dirige el hermano mayor del abogado.

Al igual que T-Men, la película hace un uso fantástico de la captura de imágenes in situ. En ocasiones, los temas familiares de la película y su estilizada escritura contribuyen a elevar el conflicto a un nivel casi shakesperiano (o bíblico, teniendo en cuenta la frecuencia con la que se alude a la historia de Caín y Abel). Aunque de tamaño más bien pequeño, Force of Evil logra su objetivo de comunicar ideas grandiosas a gran escala.

Demasiado tarde para lágrimas – 1949

Dirigida por Byron Haskin (La guerra de los mundos, Robinson Crusoe en Marte) y basada en un guión de Roy Huggins (El fugitivo, The Rockford Files), esta película de cine negro tiene como protagonista a una mujer fatal que hará lo que sea por conservar el dinero que ha robado.

Jane y Alan Palmer consiguen afortunadamente una bolsa llena de dinero. Examinan la bolsa en Union Station y deciden si se la quedan o la entregan a las autoridades. Danny Fuller se presenta en el apartamento de los Palmer mientras Alan va a trabajar, le pide dinero a Jane y la amenaza.

Obsesión – 1949

La película no es nada delicada. Obsession es uno de los noirs clásicos más espeluznantes, malos y de combustión lenta. Newton es espeluznante, y Dmytryk consigue tal suspense que ni siquiera la disonancia de la comedia rompe el insidioso hechizo de la película.

Clive Riordan, un acaudalado psiquiatra londinense, se entera de que su compañera Storm se lo está montando con un americano, Bill Kronin. Decide vengarse a lo grande de ambos cometiendo el asesinato perfecto de Kronin.

Tensión – 1949

Una de las obras menores menos famosas del cine negro, Tensión muestra el gran trabajo de Audrey Totter mientras juega con los roles de género y el desencanto de la posguerra. Puede que La tensión no tenga la iconografía de los compañeros de John Berry, pero la película constituye un digno estudio de la identidad masculina estadounidense.

El teniente de Homicidios Collier Bonnabel sólo conoce una forma de abordar una investigación: presionar a todos los sospechosos, jugar con sus puntos fuertes y débiles, hasta que la tensión se instale entre ellos. Luego menciona una situación de asesinato que involucra a Warren Quimby.

La jungla de asfalto – 1950

Una secuencia de allanamiento de morada ingeniosamente escenificada es uno de los momentos estelares de John Huston, notable inspirador de las películas Ocean’s 11 y Las hienas. Sin embargo, lo que definitivamente la aparta del ámbito noir es una preferencia de la censura por lo sombrío y despiadado, un paisaje urbano desolador mucho más asfixiante.

El criminal Doc Reidenschneider (nominado al Oscar Sam Jaffe) reúne a un equipo de sinvergüenzas empedernidos para asaltar la cámara acorazada de una joyería de moda. Entre los compañeros de Jaffe están Sterling Hayden como el ladronzuelo Dix, Louis Calhern como un abogado corrupto, y también, como amante de este último, una desconocida y novata actriz llamada Marilyn Monroe. El director John Huston evitó algunos de los adornos del género en favor de una técnica más naturalista, manteniendo las pistas musicales al mínimo. Los diálogos son chispeantes y realistas.

DOA – 1950

Tras realizar películas como Vampyr y Corresponsal extranjero de Hitchcock como director de fotografía, Rudolph Maté tuvo por fin la oportunidad de dirigir sus propias películas a finales de la década de 1940, y ésta es una de sus películas más extraordinarias.

Una serie inicial muestra a Frank Bigelow caminando por el largo pasillo de una comisaría para denunciar su asesinato. Bigelow es un contable y notario profesional de Banning, California, que decide irse de vacaciones a San Francisco. Acaba en un club nocturno donde, sin darse cuenta, un completo desconocido le cambia la bebida por otra.

Quicksand – 1950

Con Mickey Rooney (Desayuno con diamantes) y también Peter Lorre (El halcón maltés, Casablanca), esta película presenta muchos de los tropos comunes del cine negro, incluyendo una historia de criminales, mujeres fatales y mucho más. .

Dan Brady (Mickey Rooney), un joven mecánico de automóviles de California, roba 20 dólares del libro de ventas para pagar una cita con la rubia femme fatale Vera Novak (Jeanne Cagney), que trabaja en un restaurante cercano. En un plan para devolver los 20 dólares que se llevó, Dan decide pagar sólo un dólar como señal en una joyería de moda por un reloj de 100 dólares.

Mujer a la fuga – 1950

Esta película está protagonizada por Ann Sheridan (Angels With Dirty Faces) y también por Dennis O’Keefe (Brewster’s Millions). Un vehículo se detiene cerca: Frank Johnson es un pintor sin éxito que una noche sale a pasear a su perro. Sin que Frank lo sepa, un hombre de mediana edad con acento irlandés intenta chantajear al conductor.

El hombre garantiza que no revelará los vínculos del automovilista con Freeman a cambio de dinero. Frank oye un disparo cuando el presunto delincuente es empujado fuera del coche. El niño herido pide clemencia antes de que el conductor del vehículo lo mate de un segundo disparo. El asesino ve entonces a Frank escondido entre las sombras.

Borderline – 1950

Aunque puede que no se trate de una película de cine negro muy querida o conocida, cuenta con las interpretaciones de algunas excelentes estrellas durante su apogeo. Fred MacMurray (Double Indemnity, The Apartment) y Raymond Burr (Rear Window, Godzilla) protagonizan este título quizá infravalorado.

Pete Ritchie (Raymond Burr) dirige un contrabando de drogas a Estados Unidos desde México, que el Departamento de Policía de Los Ángeles e incluso el gobierno federal estadounidense han intentado cerrar sin éxito. Las autoridades estadounidenses tampoco han podido localizar a sus fuentes o clientes y no tienen esperanzas de lograr un avance debido a las cuidadosas operaciones de Ritchie. Como último recurso, Madeleine Haley (Claire Trevor), agente de la policía de Los Ángeles, es enviada en secreto a México.

La segunda mujer – 1950

Esta película no es especialmente conocida, pero ha recibido buenas críticas desde su estreno. Se anunció como la secuela de Rebeca, que es sin duda una de las películas de cine negro más eficaces jamás realizadas.

Este thriller psicológico cuenta la historia de Jeff Cohalan (Young). Es un ingeniero obsesionado desde que su futura esposa, Vivian Sheppard, murió en un extraño accidente de coche la noche antes de su boda. Criticándose a sí mismo por su muerte, Cohalan pasa el tiempo solo, lamentándose por la casa en lo alto de un acantilado que había creado para su futura esposa.

El hombre que se engañó a sí mismo – 1950

Es uno de los títulos mejor valorados en el momento de su lanzamiento. Lee J. Cobb (12 Angry Men, El Exorcista) interpreta al detective que intenta reparar un vil crimen. En aquel momento, los ejecutivos del estudio no estaban seguros de esta distribución debido a su anterior interpretación de Willy Loman en Muerte de un viajante en Broadway.

La acaudalada mujer de la alta sociedad Lois Frazer, que se está separando de su marido Howard, que busca fortuna, encuentra una pistola que éste se ha llevado. Lo elimina con ella delante del nuevo hombre de su vida, el teniente Ed Cullen, detective de San Francisco. Lois, casada dos veces, consigue controlar a Cullen deshaciéndose del instrumento del asesinato y trasladando el cadáver.

El sonido y la furia – 1950

La conciencia social, un estilo recurrente en el trasfondo del cine negro, se encuentra con el lado escandaloso de la política nacional en la película menos conocida de Cy Endfield, arrancada directamente de los titulares . Al igual que El hombre equivocado, El sonido de la furia pretende basarse en hechos reales. En manos de Endfield, el relato acaba siendo una desconcertante investigación sobre la disposición de los estadounidenses a tomarse la justicia por su mano.

A diferencia de numerosos personajes malos, el Howard Tyler de Frank Lovejoy hace cosas malas por muy buenas razones. Es un hombre casado que ha caído en desgracia. Endfield alega su culpabilidad, pero con la complicada visión del mundo del noir es capaz de criticar la falta de compasión social que le acompaña hacia un fracaso desproporcionado a su crimen. Lo que a la película le falta de estilo, lo compensa con emoción cruda.

Gun Crazy – 1950

De todas las películas de esta lista, Gun Crazy, de Joseph H. Lewis, puede ser el punto de partida más eficaz para quienes buscan acercarse al género negro. Más que ningún noir de cualquier época, Gun Crazy te hace entender por qué la gente ve noirs, por qué el elemento criminal tiene un atractivo tan extrañamente romántico.

La película está realizada con una artesanía de alto nivel: la secuencia del robo en una entidad financiera está rodada de forma impresionante. Los hombres hacen todo tipo de locuras en nombre del amor.

Subscribe

El merodeador – 1951

El merodeador de Joseph Losey es la que más se acerca al estilo absolutamente hitchcockiano. Es oscura y espeluznante, el tipo de película que parece salida del lienzo de los cómics pulp; es un episodio realmente excelente de Tales From the Crypt, extremadamente macabro. ¿Qué ocurre cuando el encanto se apodera de ti?

¿Qué ocurre cuando empiezas a transformarte lentamente y a marchitarte en la variación más terrible de ti mismo, todo para conseguir las buenas ideas de la vida de las que te crees arrogantemente merecedor? En El merodeador, la codiciosa y asesina policía de Van Heflin es puesta patas arriba por sus propias intrigas. Una gran lección de vida sobre la codicia.

Angel Face – 1952

Algunos noirs te atrapan en los dos primeros minutos y no te abandonan ni siquiera después de que terminen los créditos. Angel Face no es uno de ellos. Es una película calculada y reflexiva que tiene un destino en mente y no le importa tomarse el tiempo necesario para llegar hasta él. Es una película de Otto Preminger, mínima, quizás no una de sus películas más populares. Sin embargo, merece la pena dedicarle tiempo. Es una película que sorprende continuamente hasta el clímax final. Es una loca historia de amor entre Robert Mitchum y Jean Simmons. No dejes que la aparente lentitud te haga retroceder. La calma contribuye a los placeres más oscuros de la película.

Frank Jessup (interpretado por Robert Mitchum) se gana la vida conduciendo una ambulancia, pero sueña con tener su propio taller, reparando coches deportivos. Una noche, mientras responde a una llamada de emergencia, conoce a una bella heredera, Diane Tremayne (Jean Simmons). Una cita lleva a otra, e incluso antes de que Frank haya dejado a su futura esposa, Mary Wilton (Mona Freeman). E incluso cuando la familia Tremayne ofrece a Frank un trabajo como conductor / mecánico, con sus espacios en la finca, él acepta.

Kansas City Confidential – 1952

Kansas City Confidential (1952) es un clásico del cine negro estadounidense dirigido por Phil Karlson y protagonizado por John Payne, Coleen Gray, Preston Foster y Lee Van Cleef. Está basada en la novela homónima de Lionel White.

La película narra la historia de Joe Rolfe (Payne), un ex agente secreto al que incriminan en el robo de un furgón blindado. Cuando sale de la cárcel, se propone limpiar su nombre y encontrar a los verdaderos culpables. Por el camino, descubre una red de corrupción y traición que llega hasta los niveles más altos del departamento de policía de Kansas City.

Kansas City Confidential es una película de suspense y atmósfera con un realismo descarnado. Es un ejemplo clásico del género negro, con su fotografía oscura y sombría, sus personajes cínicos y su énfasis en el crimen y la violencia. La película también destaca por el uso de flashbacks, que sirven para explorar el pasado de Rolfe y sus motivaciones. Aunque no es uno de los ejemplos favoritos del cine negro, la historia de esta película sirvió de inspiración a Quentin Tarantino.

Choque nocturno – 1952

El triángulo amoroso de Fritz Lang, adaptación de la obra teatral de Clifford Odets, destaca por su protagonista, Barbara Stanwyck. Dividida en dos partes, separadas por un año, de duración casi igual, Clash By Night se convierte en algo más que la suma de sus partes. Mientras Mae se enfrenta a la futilidad de todo ello – «Amar porque estamos solos, amar porque tenemos miedo, amar porque estamos aburridos»-, Clash By Night ofrece un sensacional ejemplo de cine negro clásico, con su bien definida femme fatale.

El autoestopista – 1953

Se trata de la primera película de cine negro dirigida por una mujer, y la directora no fue otra que Ida Lupino. Era popular por sus interpretaciones, pero su dirección también era bastante notable, y éste es un excelente ejemplo de ello.

Al principio de la película, se muestra a un hombre caminando y es secuestrado por unos individuos que le roban y le matan. Un sospechoso, Emmett Myers (Talman), aparece en los titulares. 2 amigos, Roy Collins (O’Brien) y Gilbert Bowen (Lovejoy) están conduciendo en el sur de California en un viaje de pesca preparado en la comunidad mexicana de San Felipe, en el Golfo de California.

Justo al sur de Mexicali, recogen a Myers, que saca un arma y los toma como rehenes. Myers les obliga a viajar por caminos de tierra en la península de Baja California hasta Santa Rosalía, donde pretende tomar un transbordador que cruce el Golfo de California hasta Guaymas.

VER PELÍCULA

La historia de Joe Louis – 1953

La historia de Joe Louis (1953) es una película biográfica de drama deportivo dirigida por Robert Gordon y protagonizada por Coley Wallace, Hilda Simms y Paul Stewart. Narra la vida del campeón afroamericano de boxeo de los pesos pesados Joe Louis.

La película sigue a Louis desde sus humildes comienzos en Detroit, Michigan, hasta su ascenso al estrellato del boxeo. Narra sus luchas contra el racismo y la discriminación, y su determinación para superar la adversidad.

La historia de Joe Louis es una película bien hecha e inspiradora que celebra la vida y los logros de un auténtico héroe americano. Es una película imprescindible para los aficionados al boxeo y para cualquiera que aprecie la historia de un perdedor que superó grandes obstáculos para alcanzar la grandeza.

Aunque no cabe duda de que se trata de una película de actividad deportiva, se adhiere a muchos de los mismos tropos del cine negro. La historia de esta leyenda del boxeo se cuenta principalmente a través de un flashback, que era una herramienta narrativa muy utilizada por el cine negro.

El hombre en el ático – 1953

Si conoce la historia de Alfred Hitchcock en The Lodger, la historia de esta película le resultará bastante familiar. Jack Palance (City Slickers, Shane) interpreta al protagonista Slade, que se convierte en sospechoso de una serie de asesinatos.

La tercera noche de los asesinatos de Jack el Destripador, el Sr. Slade, patólogo de una empresa de investigación, llega bastante tarde a la residencia del Sr. y la Sra. Harley, intentando alquilar una habitación. Slade paga el alquiler de un ático, que afirma necesitar para su trabajo de estudio.

De repente – 1954

En los Estados Unidos de la posguerra, un tren que transporta al jefe de Estado de EE.UU. se detiene en el pueblo de Suddenly, California. Reclamando a los representantes del FBI que comprueben la seguridad antes de la llegada del presidente, tres hombres llegan a casa de los Benson: Ellen, una viuda, su hijo «Pidge», y su suegro, «Pop» Benson.

La casa está situada en lo alto de una colina que da a la terminal donde está prevista la parada del tren gubernamental, lo que la convierte en una excelente percha desde la que disparar al jefe de Estado cuando su tren se detenga.

Rápidamente queda claro que los hombres no son agentes del gobierno sino asesinos, dirigidos por el insensible John Baron, que se apoderan de la residencia y toman como rehenes a los miembros de la familia, planeando eliminar al jefe de Estado desde una ventana de la residencia que tiene una gran vista de la estación de tren.

El hombre del brazo de oro – 1955

Es una película dramática de 1955 dirigida por Otto Preminger y protagonizada por Frank Sinatra, Kim Novak y Eleanor Parker. La película está basada en la novela homónima de Nelson Algren y cuenta la historia de un ex drogadicto llamado Frankie Machine (interpretado por Sinatra) que intenta rehacer su vida tras pasar varios meses en prisión por posesión de drogas.

Frankie es un batería y músico de talento, pero su adicción a la heroína le ha arruinado, provocando el fin de su matrimonio y la pérdida de su trabajo. Tras salir de la cárcel, intenta no volver a caer en la adicción y trata de rehacer su vida y su carrera musical. Sin embargo, las dificultades económicas y las presiones sociales le ponen a prueba, llevándole a intentar una recaída.

La película fue muy elogiada por su retrato realista de la drogadicción y por la interpretación de Sinatra, que le valió una nominación al Oscar al Mejor Actor. Además, la película fue una de las primeras en romper tabúes sobre el tema de la drogadicción y abordarlo abierta y directamente, contribuyendo a sensibilizar al público sobre el tema.

VER PELÍCULA

5 minutos para vivir – 1961

Se trata en realidad de una película neo-noir estrenada en 1961. Cay Forester (DOA) escribió la historia y protagonizó la película. Este fue uno de los 2 únicos papeles de Johnny Cash, más reconocido por sus canciones.

Independientemente del poder de las estrellas, esta película no fue popular entre los críticos. Sin embargo, se ha convertido en un clásico de culto.

Fred se sienta en una habitación oscura y relata su último robo en una entidad financiera. Explica exactamente cómo se asoció con el criminal Johnny Cabot para ejecutar su estrategia. Cabot está a punto de tomar como rehén a la mujer del vicepresidente del banco. Presentándose como profesor de guitarra, Cabot se abre paso hasta la residencia y toma como rehén a Nancy Wilson. La película está protagonizada por Cathy Downs (My Darling Clementine, The Dark Corner) y Paul Langton (The Big Knife, Twilight Zone).

Catalogo
cult-movie

Jigsaw – 1962

Jigsaw (1962) es una película británica de suspense en blanco y negro dirigida por Val Guest y protagonizada por Jack Warner, Ronald Lewis y Yolande Donlan. Está basada en la novela policíaca Sleep Long, My Love, de Hillary Waugh, con el escenario cambiado de la pequeña ciudad ficticia de Stockford (Connecticut) a Brighton (Sussex), aunque conserva los nombres y la naturaleza básica de sus dos protagonistas policiales y de la mayoría de los demás personajes.

La película sigue a los detectives Fred Fellows y Jim Blake mientras investigan el asesinato de una mujer que aparece muerta cerca de Brighton. El caso da un giro inesperado cuando los testigos confirman sus declaraciones sobre lo que vieron.

Jigsaw es una película de suspense y atmósfera con un realismo descarnado. Es un ejemplo clásico del género negro, con su fotografía oscura y sombría, sus personajes cínicos y su énfasis en el crimen y la violencia. La película también destaca por el uso de flashbacks, que sirven para explorar el pasado de la víctima y los testigos.

Le Samouraï – 1967

Lance una moneda al aire para elegir si Le Samourai o Le Doulos es la mejor película de Melville de todas; lo más probable es que caiga de pie, porque es una diferencia difícil de apreciar. Las películas de Melville palpitan con una frescura inexpresable.

En lo que respecta a Le Samourai, la prueba del compromiso de Melville reside en la gran repercusión de la película: Todos, desde Jim Jarmusch hasta Madonna, reconocen el talento de Melville, e incluso lo han imitado o mezclado con sus propios rasgos distintivos. Hay películas de asesinos a sueldo, y hay películas de asesinos a sueldo, e incluso por encima de la mayoría de ellas está Le Samourai, una película que hace que el cine se relacione con el verdadero arte.

El largo adiós – 1973

En Los Ángeles, Philip Marlowe (Elliott Gould) se ve envuelto en una investigación poco clara. Reside en un complejo de apartamentos con un grupo de jóvenes estudiantes siempre desnudas que practican el amor libre. Está en la periferia inculta de una ciudad indiferente, un hombre que no tiene absolutamente nada mejor que hacer a altas horas de la noche que alimentar a su felino.

Marlowe es un hombre de postín, «un perdedor nato», como le llaman también sus amigos más íntimos. Y el mundo en el que Altman lo abandona no está entre callejones oscuros o el húmedo y pálido resplandor de las farolas -al diablo con los claroscuros-, sino que es el intenso amanecer de algo nuevo.

El largo adiós es la puñalada y la destrucción del cine negro por parte de Altman, que enfrenta a su atribulado protagonista no contra esos rancios, viejos y profundamente arraigados mecanismos del mal institucionalizado, sino contra una marca mucho más joven que el nihilismo. el páramo y el noir de Altman. Robert AltmanEn efecto, no hay nada que se esconda bajo la superficie, todo es superficial, e incluso nuestra brújula ética es un fumador empedernido y asexuado al que simplemente se ignora.

Black Widow – 1987

Llevando el cliché de la mujer fatal al extremo literal, el director Bob Rafelson, cuyos créditos incluyen Five Easy Pieces y también el remake de 1981 de The Postman it always plays twice, crea un noir contemporáneo. Debra Winger interpreta a una agente del FBI, Alex, que se obsesiona con el autor de una serie de asesinatos. Jane Fed interpreta a la antagonista de forma camaleónica, mientras que la excelente fotografía de Conrad L. Hall (Cool Hand Luke, American Beauty) busca el suspense en las sombras y resalta los ojos acerados de Russell. También hay un divertido cameo de Dennis Hopper.

Los estafadores – 1990

El director británico Stephen Frears realiza un magnífico trabajo adaptando la novela de mediados del siglo pasado de Jim Thompson a este pulposo neo-noir edípico. El espectáculo de daños y engaños freudianos, escrito para la pantalla por Donald E. Westlake, es perturbador incluso para los estándares de Thompson.

Lilly Dillon es una veterana de la estafa. Trabaja para Bobo Justus, un corredor de apuestas mafioso que hace grandes apuestas en los hipódromos. Viajando a La Jolla para una carrera, deja Los Ángeles para ver a su hijo, Roy, un ladronzuelo al que no ha visto en ocho años.

Lo encuentra dolorido y sangrando después de que una de sus víctimas le sorprendiera haciendo un pequeño chanchullo y le golpeara en el estómago con un mazo. Cuando por fin llega el apoyo médico, Lilly se enfrenta al doctor y le amenaza con matarlo si su hijo muere.

Red Rock West – 1993

Red Rock West (1993) es una película neo-noir de suspense criminal dirigida por John Dahl y protagonizada por Nicolas Cage, Dennis Hopper, Lara Flynn Boyle y J.T. Walsh. Se trata de un remake de la película de 1950 High Noon.

La película sigue a Michael Williams (Cage), un vagabundo que llega al pequeño pueblo de Red Rock, Wyoming, en busca de trabajo. Wayne (Hopper), un sheriff corrupto, le confunde con un asesino a sueldo y le ofrece 10.000 dólares por matar a su mujer, Suzanne (Boyle). Michael le sigue el juego, pero pronto se ve atrapado en una red de engaños y violencia.

Red Rock West es una película de suspense y atmósfera con un realismo descarnado. Es un ejemplo clásico del género neo-noir, con su cinematografía oscura y sombría, sus personajes moralmente ambiguos y su énfasis en el crimen y la violencia. La película también destaca por el uso de flashbacks, que sirven para explorar el pasado de Michael y sus motivaciones.

Figura clave en el renacimiento del neo-noir de principios de los 90, John Dahl hizo su prometedor debut como director con Mátame otra vez, al que siguió Red Rock West y, un año después, La última seducción.

La última seducción – 1994

La última seducción es una película de suspense erótico neo-noir estadounidense de 1994 dirigida por John Dahl y protagonizada por Linda Fiorentino, Peter Berg y Bill Pullman. La película fue producida por ITC Entertainment y distribuida por October Films.

Bridget Gregory (Linda Fiorentino) es una exitosa directora de telemarketing en Nueva York, casada con un médico en apuros llamado Clay (Bill Pullman). Cuando Clay se endeuda con un usurero, acepta vender cocaína farmacéutica robada a dos traficantes. Bridget convence a Clay para que le deje encargarse de la transacción, pero ella le traiciona, roba los 700.000 dólares recaudados y huye a Chicago.

De camino a Chicago, Bridget se detiene en el pequeño pueblo de Beston, Nueva York, donde conoce al vendedor de seguros Mike Swale (Peter Berg). Seduce a Mike y le convence para que lleve a cabo una estafa con ella, prometiéndole darle una parte de los beneficios. Sin embargo, el verdadero plan de Bridget es manipular a Mike para que mate a Clay y cobre el dinero del seguro.

El diablo vestido de azul – 1995

Devil in a Blue Dress retrata a la perfección a Denzel Washington como un desafortunado veterano de la Segunda Guerra Mundial que se traslada a Los Ángeles para iniciar una nueva profesión como investigador privado. Como suele ocurrir con los investigadores de este subgénero, el hombre resulta estar implicado en un complicado caso de asesinato.

El guionista y director Carl Franklin da su propio giro a las trilladas tramas noir y utiliza la historia detectivesca de su película como trampolín para examinar el paisaje racial de los Estados Unidos de los años cuarenta. Philip Marlowe ha tenido ciertamente su ración de encuentros duros, sin embargo, tuvo la ventaja de nunca ser calificado instantáneamente por el color de su piel.

Fargo – 1996

Tras haber realizado el neo-noir más tradicional con su debut, Blood Simple, los hermanos Coen optaron por una versión más subversiva con Fargo. La historia gira en torno a un apacible vendedor de coches que contrata a dos hombres para que secuestren a su mujer. Su esperanza es que el rescate de su padre sirva para solucionar algunos de sus problemas de dinero. Por supuesto, el escenario se recrudece y la policía Marge Gunderson (una excelente Frances McDormand), que está embarazada, se dispone a investigar.

Cambiando las imágenes empapadas de sombras estándar del subgénero por amplias extensiones del paisaje nevado del Medio Oeste, los Coen toman un escenario noir convencional, lo colocan en un escenario no convencional y superponen las investigaciones bajo una capa de cortesía del Medio Oeste. El resultado es una comedia negra endiabladamente creativa que resultó ser la explosión de los Coen.

Ciudad Oscura – 1998

Inspirada en Blade Runner, la ópera magna de Alex Proyas de 1998 ofrece una extravagancia cerebral de ciencia ficción filtrada a través de los tropos visuales del cine alemán y el expresionismo noir. El resultado es un logro asombroso que, al igual que Blade Runner, cayó en el olvido sólo para revitalizarse más tarde como un clásico de culto muy querido.

Rufus Swell interpreta a un amnésico que se levanta una noche y descubre que su ciudad está controlada por una banda de hombres extrañamente ligeros vestidos con gabardinas negro cuervo. Junto a Kiefer Sutherland como un científico loco y Jennifer Connelly como la esposa de nuestro héroe.

Una vida mejor (2007)

El protagonista de la película Una vida mejor es Andrea Casadei, un joven investigador especializado en interceptaciones de audio, que vive en Roma, una ciudad filmada por el director Fabio del Greco en un oscuro blanco y negro lleno de sombras. Andrea, interpretado por el propio Fabio del Greco, acepta encargos de maridos traicionados por sus mujeres o de madres que quieren averiguar qué hacen sus hijos fuera de casa.

Pero lo que realmente le fascina de las escuchas de audio es robar los secretos de la gente, escuchar conversaciones en un bar, hacerse una idea de lo que anima los sentimientos y pensamientos de la gente. La película se centra en un tema fundamental del mundo en que vivimos: la falta de amor. Los valores promovidos por los medios de comunicación y la política occidental son contrarios al amor.

Dicen a la gente que no existe o sugieren el mensaje de que es mejor evitarla. El éxito y la belleza exterior, el poder, son en cambio valores que se hacen pasar por fundamentales. La figura misteriosa y atormentada de Marina se refleja en una Roma sombría y sin alma.

VER PELÍCULA

Cientos de películas y documentales seleccionados sin límites

Nuevas películas cada semana. Véalo en cualquier dispositivo, sin anuncios. Cancele en cualquier momento.